Home AyudaContacto¿Dónde Comprar?
Menu de Navegacion
Articulos
Abrelatas
Adaptadores
Agendas
Escritura
Pela Papas
Recargas
Relojes
Sacacorchos
Sacapuntas
Tijeras
Varios
Quers recibir las ltimas novedades?







  INFORMACION
Problemas por ser zurdos

El ser zurdo no solamente implica usar la mano izquierda para escribir; también el pie, el ojo y el oído.

En los controles de niño sano a partir de los 3-4 años de edad se incluyen los exámenes somático (relativo al cuerpo), salud mental y lateralidad. En este último se evalúan tanto la psicomotricidad, la visión y la audición. Lo óptimo es la correspondencia de los tres ítems en un mismo lado del cuerpo, pero a veces se observan lateralizaciones cruzadas relacionando ítems en conflicto.

El caso de lateralizaciones cruzadas en el uso de la vista y de la mano se considera condicionante de dificultades escolares, básicamente de la dislexia.
Según estudios, en general la situación de lateralidad mal definida puede reflejar que el cerebro organice inadecuadamente sus procesos para determinadas habilidades, lo que puede asociarse a la torpeza motriz. Sin embargo, si no hay disfunción, la lateralidad cruzada queda descartada como patología. 
Según las investigaciones del doctor cubano Nibaldo Hernández Mesa, muchos trastornos –sin razón aparente– pueden ser ocasionados cuando los niños reciben presiones de la familia para que utilicen su mano derecha: tartamudez, pesadillas, timidez, apatía y hasta pueden provocar que se orinen en la cama. 

El obligar a un niño a volverse diestro provoca falta de coordinación en un punto en el cerebro, lo que trae como consecuencia trastornos en el lenguaje y en el comportamiento.
El mayor problema que enfrenta un niño zurdo es cuando está en las primeras fases del aprendizaje de la lectura y escritura, en tanto que tiende a una direccionalidad espontánea derecha-izquierda, presentándose entonces el fenómeno de escritura en espejo, la cual es correctible. Algunos zurdos adultos la practican principalmente por comodidad. 
La presión para convertirse en diestro no necesariamente proviene directamente de la interacción con las personas. Desde muy temprana edad, el niño zurdo enfrenta butacas diseñadas para quienes escriben con su mano derecha, lo cual lo obliga a tomar una posición semijorobada que termina por afectarle la columna. También la forma de colocar la mano –sobre todo aquella que se adopta formando un ángulo muy agudo en la muñeca– provoca dolores intensos y entumecimiento. 
Pero no tan solo dentro de las aulas hay inconveniencias para el cómodo desarrollo de las labores del niño zurdo: la gran mayoría de los aparatos, equipos y utensilios de uso cotidiano están diseñados para ser utilizados por personas derechas. Hay una inducción social y cultural que de cualquier manera obliga al zurdo a ser diestro
La incomodidad que siente un diestro de tener un zurdo a la derecha en un cine, o comiendo o escribiendo en una mesa, da una somera idea de lo molesto que es para éstos prácticamente  qualquier actividad. 
Se puede observar que cuando el zurdo gesticula con su  mano izquierda estorba a otros y entonces tiende a retraerse, lo que de alguna manera implica una de automarginación.

Referencias-Bibliografía
Cecilia Hernández Pruneda - Universidad Autónoma de Nuevo León Mexico. 
http://hex.harvard.edu/  http://neurologia.rediris.es/congreso-1/conferencias/neuropsicologia-1-5.html http://www.nichcy.org/pubs/spanish/fs7stxt.htm


Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Diseño y programación Web - WfxArg.com.ar